Me choqué con Chocó (pacifico colombiano)

Mi nombre es Emiliana Cardenas, Alumni de la corte 2016 de Enseña por Colombia, quiero compartirles mi corta, pero valiosa mirada sobre Chocó

Emiliana Cardenas

Alumni Enseña por Colombia

Estudió Diseño en la Universidad del Cauca, fue profesora en Choco y Santa Marta en 2016 y 2017. Actualmente es Docente en Santa Marta en el Liceo Pino Verde.

Llegar a uno de los departamentos más olvidados en Colombia por el gobierno y por nosotros mismos fue una decisión que me producía muchos sentimientos encontrados. Imaginarme pasar calles olvidadas, casas por caer, gente de rostros tristes, niños sin juguetes, pueblo sin colegio como lo mostraba la televisión me generaba angustia.

Sin embargo al bajarme de la lancha después de 3 horas navegando por el Mar Caribe y pisar Acandí en pleno tapón del Darién, al caminar sus calles y ver cada rostro de sus habitantes “Me Choque con Chocó…”

Nada de lo que pensé era realmente así; nunca un noticiero me había mostrado la cara amable de cada habitante que miraban con esperanza como 11 profes nuevos llegaban a su pueblo para educar a sus hijos, para enseñar nuevas aventuras en un contexto diferente. Ni qué hablar del colegio, una estructura gigante lleno de aulas hambrientas de conocimiento pues el déficit de docentes hacía que muchos estudiantes desertaran.

A nuestra llegada no fue fácil iniciar, aunque solo fue cuestión de días para ganarnos un espacio en cada corazón y saber que en nosotros estaba puesta la fé de cada chico y chica a la que le enseñábamos algo, pero no se daban cuenta que ellos nos enseñaban mucho más en su mágico terruño llamado Acandí- Chocó.

Mi acercamiento con cada miembro del colegio fue muy grande, crear lazos de amistad con docentes que creían y apostaban todo por su departamento me hace saber y entender que los buenos somos más y que en nuestras manos está la educación de cada rincón olvidado de Colombia.

Mi tiempo allá fue corto, por cosas del “sistema” y tuve que salir del Chocó y llegar a una nueva aventura, pero conmigo se quedaron y yo con ellos. Vivo el “Seño Emmi” día a día en mis recuerdos del pueblo que me enseñó a valorar que la felicidad está en lo pequeño de las cosas.


Edición Equipo CuenTeach

CuenTeach

CuenTeach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir