Opinión: Educar y ser educado

Empezó al abrir el periódico, ÚLTIMO DÍA DE POSTULACIÓN- La publicación invitaba a ser parte de Enseña Ecuador, así es como se aborda mi travesía por este camino (…)

María José Benitez

Alumni Enseña por Ecuador

Estudié Ingeniería de alimentos, trabajé en el Laboratorio de Química y MicroBiología. Fui profe de Ciencias Naturales, Química, Biología, Físico-Química. Actualmente soy CEO de mi proyecto que se llama ConCiencia, su misión es empoderar a las mujeres en estado de vulnerabilidad con talleres de arte y ciencia con metodología STEAM y liderazgo conciente.

El tiempo corría, mis manos se enloquecían por llenar la postulación antes de las 00:00, escribir todo lo que he hecho en el camino de mi vida, finalmente redactar un ensayo de cómo veía la educación, con esto empieza a latir fuertemente los ritmos del deseo inherente de ser parte de este proceso a como dé lugar, y quiero compartir pequeños fragmentos que se convierten en clave importante cuando transcurren los días en el “cole”.

Una libertad plena de pensamiento, debemos encontrar el verdadero significado de enseñar lo aprendido…

(…) Así tipíé en una parte. Escribiendo me daba cuenta de lo que podría ser capaz si estaría inmersa en una organización como Enseña, de paso me imaginaba cómo serían mis clases siempre enfocadas en abrir camino a mentes frescas que quieren desfogar todo su potencial, utilizando su creatividad y originalidad.

Ahora abro nuevamente los ojos y siento que todo lo que había imaginado se cumple a pasos lentos, y “lentos” por el sistema en el que me encuentro de mucha corrupción, desorganización, desconfianza de la nueva propuesta de educar, modelos educativos tradicionales y convencionales.

En días como los de hoy solo quiero presentar mi testimonio al mundo para que se entere de la fuerza que tengo al pararme frente de estudiantes que al parecer su mundo se acabó desde hace mucho tiempo. (…) He conocido testimonios reales de los/as chicos/as que nunca me pude haber imaginado escuchar. Los/as estudiantes por el sistema en el que se encuentran no les importa trabajar arduamente, luchar contra corriente, a diario reniego por estas injusticias que no estoy de acuerdo.

Este ha sido el trabajo más fuerte que he tenido en mi corta vida profesional, pero la pregunta es: ¿Por qué sigo de pie?

Y la respuesta siempre fue: “por mis chico/as” por varios de los proyectos que hemos podido ejecutar; tengo estudiantes que me devuelven el sentido para estar aquí con experimentos que solo me hacen sentir que estamos yendo por un buen camino; proyectos como el de la realización de un brazo hidráulico con material reciclado que serviría para un compañero que no lo tiene me hizo sentir que todo vuelve a tener sentido.

Vestidos con material reciclado, nuevos productos como yogut de kiwi o shampoo de banano hacen que a diario me reformule el mal sabor de boca por las injusticias que he estado viviendo a diario en el cole. Tampoco me imaginé llegar a tener una relación tan infaltable con mi compañera Enseña “la Gabicita”. Nuestro grupo boombastik, como nos llamamos, me hace sentir a diario alegrías, nuestros triunfos, y nuestras más puras decepciones no las cambio por nada, ponernos hombro a hombro para lo que necesitamos, para apoyarnos, para escucharnos, ha sido y se ha convertido en un pilar importante para seguir en este proceso. Sin embargo, luego pienso:

¿De qué manera el sistema puede paralizar todas las buenas acciones de las personas?

Realmente me quedo con eso, cómo el sistema puede hacer que los docentes ya no sientan las mismas ganas y deseos de enseñar, cómo el sistema es capaz de satanizar ciertos espacios de recreación, de no permitir ser a los estudiantes lo que ellos/as quieren ser, cómo el sistema nos engancha en un camino que evidentemente no es el correcto, de todas maneras, siento que hay que luchar por lo que una cree, ser sincera con una misma.


Edición equipo CuenTeach

CuenTeach

CuenTeach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir